Mitos y verdades sobre la gripe y el resfriado

Es muy común confundir la gripe con el resfriado o incluso pensar que son lo mismo, pues tienen algunos “síntomas parecidos”, pero a pesar de las similitudes hay que ser conscientes de que se trata de enfermedades diferentes que deben ser tratadas a tiempo con los medicamentos recomendados por el profesional sanitario.

Al igual que existe la confusión sobre estas enfermedades, también hay mitos que se han creado alrededor de las mismas, por eso, en nuestro blog, queremos despejarte todas las dudas sobre ello.

Te ayudamos a saber diferenciar algunos mitos y verdades que giran en torno a la gripe y los resfriados.
  1. Mito: Resfriado mal curado. Es muy común decir “tengo un resfriado mal curado” porque pasan los días y no hay mejoría, pero, el resfriado se cura o no se cura, nunca podrá estar mal curado.
    Así que, si llevas más de 5 días y ves que no hay mejoría en los malestares del resfriado, a pesar de tomar antigripales para aliviar los síntomas, podrías estar frente a otra enfermedad que se derivó delresfriado común por no tratarse a tiempo o de la manera adecuada y deberás acudir a un médico.
  2. Verdad: Los antibióticos no te quitan la gripe ni el resfriado. Los antibióticos ayudan a combatir las bacterias, pero no acaban con el virus que produce la gripe ni el resfriado. Sólo puedes aliviar los síntomas con los medicamentos que te recomiende el profesional sanitario (tu médico de cabecera o tu farmacéutico habitual).   
  3. Mito: Salir a la calle con el cabello mojado en invierno. Más que una realidad es una creencia pensar que salir sin antes secarte el cabello puede causarte gripe. Sin embargo, debes tomar en cuenta que, si tienes algún malestar relacionado con un resfriado, la combinación de factores como el frío y la humedad en el cabello, pueden empeorar los síntomas propios de la enfermedad o incluso puedes presentar algunas otras complicaciones.
  4. Verdad: Airear las estancias abriendo ventanas cuando tenemos gripe. Por lo menos unos 10 minutos al día, ya que es importante que se ventile el espacio donde estás, sobre todo si éste es cálido. Así también puedes controlar la sequedad de la estancia, para que tus vías respiratorias no se vean comprometidas ante la presencia de microrganismos y, por supuesto, evitar que el virus pueda contagiar a otras personas.
  5. Mito: Se debe sudar la fiebre cuando tienes gripe. Bien sabemos que la sudoración ayuda a combatir el aumento de la temperatura corporal provocado por la fiebre, sin embargo, pensar que para una pronta recuperación hay que sudar más arropándose por completo, es un error. Lo que estamos provocando es un efecto rebote, al sudar en exceso y evitar la transpiración, el sudor se vuelve frío encima de la piel, descendiendo la temperatura del cuerpo, pero la fiebre sigue presente, con lo que la temperatura corporal vuelve a aumentar. Es mejor hacer baños de agua tibia en tiempos prolongados para refrescarnos y ayudar a mantener la temperatura corporal estable.
  6. Verdad: La gripe y el resfriado no son lo mismo. Una enfermedad es diferente a la otra según el virus portador. El resfriado se cura al cabo de 3 a 5 días y puedes presentar secreción nasal, carraspera y estornudos.

En cambio, la gripe dura de 5 a 7 días y se presenta con fiebre alta, malestar corporal, dolor muscular, poca tos y poco moco, lo que dificulta la realización de actividades diarias como trabajar.

La gripe, a diferencia del resfriado, puede traer como consecuencias otras enfermedades como la neumonía por gripe, por afectación del pulmón. Aunque no es frecuente que esto ocurra, hay casos registrados.

Consejos para evitar complicaciones por no atender un resfriado común.

Es importante que si llegas a presentar síntomas como: estornudos, secreción nasal, tos, etc, puedas identificar si se trata de gripe o resfriado para que, con la asistencia del farmacéutico, puedas tomar algún antigripal que te ayude a aliviar los síntomas.

Recuerda que la mejor manera de evitar un resfriado común, o cualquier complicación, es manteniendo tu cuerpo sano, ejercitándote a diario, consumiendo alimentos saludables y ayudándote con suplementos multivitamínicos que te proporcionen los nutrientes necesarios para realizar tus actividades cotidianas.

No olvides que, para mantener lejos cualquier enfermedad viral, es importante el consumo de vitaminas y minerales que son los que ayudan a mantener un sistema inmunológico completamente sano.

En nuestro blog encontrarás consejos e información que seguro te va a ayudar a mantener un ritmo de vida saludable y en armonía ¡síguenos!

L.ES.MKT.CH.11.2019.1487

Categorías:

Tags:

Bayer te cuida

Diferencias entre un virus o una bacteria

Diferencias entre un virus o una bacteria

Las bacterias y los virus han existido desde hace mucho tiempo, ambos pueden provocar en nosotros alteraciones en nuestra salud si no los tratamos a tiempo. Descubre cuáles son sus diferencias, cómo nos afectan y cómo podemos contrarrestar sus síntomas.