Cuidado con el frío y la humedad. Decálogo para unos pies sanos en invierno

Es muy probable que en invierno la sensación de frío cale en tus extremidades. Los pies son, seguramente, la parte del cuerpo que peor sobrelleva las bajas temperaturas. Puesto que el frío dificulta la circulación periférica, es decir, la que llega a las extremidades, sentimos los pies y las manos entumecidos y con menor sensibilidad. Es por eso que debemos extremar el cuidado de los pies y observarlos si sentimos algún picor o sensación extraña.

Decálogo para unos pies sanos en invierno

Para que puedas manejar la salud y el cuidado de tus pies de forma correcta, aquí tienes un decálogo de los pies sanos en invierno:

  1. Mantén los pies limpios y secos. La condición de humedad facilita la proliferación de hongos. Sécalos bien tras la ducha antes de ponerte los calcetines.
  2. Utiliza un calzado adecuado, que no oprima los pies y que permita una correcta circulación. Ayudará a evitar la sensación de entumecimiento y de “pies dormidos”.
  3. En el caso de practicar un deporte de invierno, es aconsejable cuidar aún más el tipo de calzado, especialmente si se padece pie de atleta en invierno.
  4. Evita el calzado sintético que no deja transpirar. La acumulación de sudor en el pie favorece el crecimiento de microorganismos causantes del mal olor.
  5. Por la misma razón, el uso de calcetines muy gruesos no siempre es lo más adecuado, aunque haga frío. Utiliza calcetines de algodón o que sean transpirables.
  6. Después del lavado y secado, aplica un desodorante específico para pies, especialmente en los espacios entre dedos. Además de ofrecer una sensación refrescante y de alivio, si el desodorante tiene ingredientes con acción antibacteriana y antifúngica, crearás un medio adverso para la proliferación de microorganismos, ayudando a prevenir el pie de atleta, y proporcionarás buen olor.
  7. Descálzate al llegar a casa. Tras todo el día encerrado en los zapatos, el pie necesita recuperar su forma, liberarse y airearse. La ventilación del pie es clave para evitar el mal olor.
  8. Asegúrate de airear, también, el calzado. Puedes aplicar el desodorante de pies también en el interior del calzado. Ten en cuenta, además, que es conveniente cambiar de calzado varias veces por semana.
  9. Evita las fuentes directas de calor, como estufas o bolsas de agua caliente. Si sientes los pies fríos y estás en casa, es preferible que te des un baño de pies con agua templada y que, una vez bien secos, te pongas unos calcetines cálidos.
  10. Y un último consejo: sigue nuestro blog, aprenderás sobre salud de los pies y bienestar general.

L.ES.MKT.CH.01.2018.0627

Categorías:

Tags:

Bayer te cuida

Diccionario dermatológico de los pies

Diccionario dermatológico de los pies

A pesar de ser una parte del cuerpo fundamental para nuestro día a día, los pies no gozan de suficiente atención y cuidado. Enfundados en los calcetines, apenas nos fijamos en su aspecto y salud. Aprende algunos conceptos básicos de la salud dermatológica de los pies.