Diccionario dermatológico de los pies

Las afecciones de la piel que pueden tener tus pies son múltiples y variadas. En este post revisamos algunos conceptos y abordamos, de forma sencilla y fácil, las distintas características que acompañan los síntomas dermatológicos más comunes. Igualmente, te sugerimos que consultes con un especialista ante cualquier duda, o si detectas un aspecto anormal en tus pies.

¿Qué sabes de la piel de tus pies? Aprende los conceptos clave sobre síntomas, causas y remedios.

Atleta, Pie de atleta: se trata de un tipo de infección superficial de la piel causada por hongos. Aunque suele empezar entre los pliegues de los dedos de los pies, se puede extender a la planta y los laterales de los pies. Los principales síntomas son picor intenso, descamación y mal olor. El pie de atleta también recibe el nombre de tiña del pie o tinea pedis.

Bifonazol: es un fármaco de aplicación tópica de amplio espectro frente a las diversas especies de dermatofitos y otros hongos como Candida. Los medicamentos con bifonazol se aplican sobre la zona afectada, una vez al día, y la duración del tratamiento depende de su localización, siendo, habitualmente, de 3 semanas en el caso de tiña de los pies e interdigital. Estos medicamentos suelen aplicarse en formato crema o solución en spray.

Clotrimazol: es un fármaco antimicótico usado para el tratamiento de infecciones fúngicas, tales como el pie de atleta, pero también en otras localizaciones, como tinea cruris (tiña localizada en las ingles) o las infecciones vaginales por Candida.

Dermatitis plantar juvenil: Muchos niños y adolescentes, generalmente de tendencia atópica, suelen presentar descamación en la planta y los dedos de los pies. Suelen estar desencadenadas por el calor y la hiperhidrosis, por lo que el uso de calzado deportivo o de calcetines de fibra artificial, son una causa muy frecuente. Pero aunque compartan hábitat (piel húmeda) no hay que confundir la dermatitis plantar con la tiña o pie de atleta, que tiene una causa infecciosa y su tratamiento es distinto.

Dermatofitos: Son hongos capaces de desarrollarse en la queratina, por lo que pueden parasitar la piel, pelo y uñas en el hombre y los animales, causando micosis superficiales. Entre los dermatofitos que afectan a la especie humana, encontramos Trichophyton rubrum, causante del pie de atleta.

Eczema: También se le puede llamar eccema o dermatitis eccematosa, es una afección de la piel que se caracteriza por inflamación, enrojecimiento e irritación o picor. En los pies son frecuentes, por causa irritativa o alérgica, producidos por sensibilización previa a alguna sustancia en contacto con la piel, fundamentalmente del calzado.

Hiperhidrosis: Se trata del exceso de sudoración, que puede ser en los pies, y es un trastorno frecuente. Aunque las causas sean fisiológicas, la hiperhidrosis se ve favorecida por el uso de calzado oclusivo y sintético durante periodos prolongados. Más allá del tratamiento médico, se puede aliviar el síntoma de mal olor con un desodorante antitranspirante que, además, ayude a mejorar la sensación de frescor.

Hongo: Designa a un grupo de organismos, entre los que se encuentran los mohos, las levaduras  y dermatofitos, que pueden provocar infección en el ser humano. Cuando afecta al área de entre los dedos de los pies, la infección es conocida como pie de atleta. Los hongos se extienden en las capas exteriores de la piel, produciendo una llaga inflamada desde la cual las esporas del hongo pasan fácilmente a otras personas. Cuando los hongos infectan otras áreas, como el cuero cabelludo, hablamos de tiña. 

Infección fúngica: Una infección fúngica es una infección provocada por hongos. En el caso de infecciones fúngicas que afecten a los pies, suelen ser superficiales, afectando a las capas más externas de la piel y las uñas.

Onicomicosis: Conocida como la tiña de las uñas es una infección de las uñas causada por hongos. De hecho, es la enfermedad más frecuente de las uñas. Puede afectar la apariencia -grosor y color- tanto en las uñas de las manos como en las de los pies, aunque suele afectar más a las uñas del dedo gordo de los pies. Es causada principalmente por Trichophyton rubrum, el dermatofito causante del pie de atleta, pero hay otras especies que también causan onicomicosis o Tinea unguium.

Tiña: Se trata de una infección micótica superficial. Clínicamente, las infecciones por tiña se clasifican según la región del cuerpo afectada: Tinea pedis (tiña del pie) y Tinea unguium (tiña de las uñas) son las que se localizan en los pies.

Uñero: Cuando la piel de alrededor de la uña está enrojecida e inflamada, hablamos de una paroniquia, más conocida como uñero. Duele al presionar y puede presentar ampollas con pus. Puede deberse a una infección bacteriana o fúngica, cuando es fúngica es más difícil de detectar y suele durar más tiempo.

En caso de padecer una infección fúngica en los pies, hay que intensificar el cuidado de los pies y ser cauteloso para prevenir el contagio: evitar compartir toallas y calzado, no ir descalzo en piscinas, saunas o áreas de baño compartidas, etc.

En nuestro blog encontrarás muchos consejos y recomendaciones sobre el cuidado de los pies y sobre salud y bienestar. ¡Síguenos!

L.ES.MKT.CH.02.2018.0661

Categorías:

Tags:

Bayer te cuida