Diccionario básico de tus defensas: Células y mecanismos.

¿Conoces los elementos de defensa con los que puede contar nuestro cuerpo para protegerse y defenderse frente a agentes externos e infecciones? Seguramente has oído hablar de los glóbulos blancos, anticuerpos y linfocitos. Puede que te confunda tanta terminología. No te preocupes, en este post, arrojamos un poco de luz para que tengas más claros algunos conceptos sobre las células y elementos de nuestras defensas.

Diccionario básico de tus defensas

A.

Anticuerpos.

Son proteínas que ciertas células de nuestro cuerpo sintetizan con una función muy específica: identificar y neutralizar elementos extraños en el organismo, como bacterias o virus. Se sintetizan de manera específica para cada virus o bacteria concreta.

B.

Barrera protectora.

La piel y las mucosas son dos estructuras de nuestro organismo que actúan como barrera frente a la entrada de patógenos. Por eso es importante que mantengan una correcta integridad, y sobre su estructura y función intervienen varios micronutrientes, como el zinc, la vitamina C y la vitamina D, importantes en el mantenimiento de la estructura de piel y mucosas.

D.

Defensas.

Aunque el concepto de defensas nos pueda dibujar la imagen de los anticuerpos, en realidad las defensas es el término general usado para referirse a todos los elementos, estructuras y mecanismos de los que dispone nuestro cuerpo para protegerse y luchar frente a infecciones, para mantener la salud. Nuestras defensas se organizan en varios niveles para dar respuesta a infecciones y cuerpos extraños que pueden amenazar nuestro cuerpo.

G.

Glóbulos blancos.

Son células de la sangre con una función de defensa. Reciben este nombre porque no tienen pigmentos, es decir, coloración. También se les conoce como leucocitos, del griego leukos, blanco. Existen distintos tipos, según su morfología y función: linfocitos –B y T–, monocitos, neutrófilos, basófilos y eosinófilos.

I.

Infección.

Invasión de microorganismos –bacterias o virus– que se multiplican el cuerpo humano y atacan a células sanas.

Inmunidad.

Es el conjunto de reacciones del cuerpo frente a una determinada enfermedad o frente a un antígeno o cuerpo extraño, como una infección.

L.

Linfocitos.

Son un tipo de leucocitos o glóbulos blancos que circulan por el sistema sanguíneo y linfático y su función principal es regular la respuesta inmunitaria específica: reconocen y reaccionan frente a cuerpos extraños (como bacterias, virus o células tumorales).

M.

Macrófagos.

Otro tipo de células de defensa, los macrófagos son los monocitos –un tipo de linfocitos– que han abandonado los vasos sanguíneos para dirigirse a otros tejidos del cuerpo. Allí atacan a las sustancias extrañas y las fagocitan, es decir, las rodean e ingieren, neutralizando su efecto.

P.

Prevención.

Con el frío del otoño e invierno, y al estar más tiempo en locales cerrados, se incrementa el riesgo de procesos infecciosos. Ciertos hábitos saludables o medidas pueden ayudar a prevenir o reducir el riesgo de infecciones, y también algunas vitaminas, minerales y sustancias naturales, contribuyen a reforzar las defensas, lo que ayuda a prevenir síntomas invernales. Consulta qué pautas y hábitos te ayudan a mantener tus defensas en forma.

S.

Sistema inmunitario, sistema inmune, sistema inmunológico.

Puede llamarse de distintas maneras. Es el conjunto de elementos, estructuras y procesos de los que dispone nuestro organismo para mantener el equilibrio interno y el correcto funcionamiento de todas las células frente a agresiones externas e internas que pueden amenazar la integridad de nuestro cuerpo (Ver Defensas).

 

En el blog de Bayer Te Cuida podrás conocer más acerca de defensas y cómo reforzarlas. En esta ocasión hemos querido centrarnos en las células y mecanismos que intervienen en el sistema inmunitario, tratando de explicarlo de un modo entendedor. Seguiremos con más terminología básica sobre defensas y salud en próximos posts. ¡Síguenos!

 

L.ES.MKT.CH.11.2017.0590

Categorías:

Tags:

Bayer te cuida

Consejos para evitar un catarro de verano

Consejos para evitar un catarro de verano

Aunque el sol y las vacaciones te hagan sentir en plena forma, los catarros veraniegos son muy habituales. Sigue nuestros consejos para preparar tus defensas y mantenerte a salvo de los resfriados de verano.

Tres micronutrientes que contribuyen a tus defensas

Tres micronutrientes que contribuyen a tus defensas

La acción conjunta de tres micronutrientes –vitamina C, vitamina D y zinc– confieren una triple protección para el cuerpo. Refuerza tus defensas a tres niveles para hacer frente a los primeros síntomas invernales.