5 curiosidades de Lactobacillus y la flora íntima

Seguramente el nombre de Lactobacillus te resulta familiar. Puede que lo asocies a la flora intestinal e, incluso, a la flora vaginal. Estás en lo cierto; los lactobacilos son las principales bacterias de la flora vaginal que aportan protección natural a nuestro cuerpo.

En este post te contamos 5 curiosidades sobre Lactobacillus que te ayudarán a entender por qué esta bacteria es una buena aliada de tu salud íntima:

Curiosidades para entender mejor el papel de la flora vaginal en el mantenimiento de tu bienestar íntimo
  1. Tanto el nombre científico del género, Lactobacillus, como el nombre común por el que se les conoce –lactobacilos– proviene de la suma de dos palabras en latín: lacto, que significa leche, y bacillum, que significa bastón. El nombre define su función principal, convertir la lactosa en ácido láctico, y su forma. Esta función hace que los lactobacilos tengan un rol muy importante en el mantenimiento de la flora vaginal, ya que de ellos depende el pH de la mucosa.
  2. De los más de 10 billones de bacterias que conforman la flora vaginal, el género Lactobacillus representa el 96%. El resto corresponde a otras bacterias que también cumplen un papel protector. Incluso algunos hongos, como Candida albicans, aunque no formen parte de la flora vaginal, pueden estar presentes en la mucosa vaginal sin ocasionar síntomas.
  3. La composición normal de la flora vaginal puede variar por la interacción entre el medio interno y los propios microorganismos, pero también por factores externos:
    1. El estrés afecta la producción hormonal –también de las hormonas sexuales–, y eso afecta al pH en la zona íntima.
    2. La edad es otro factor que afecta a la composición de la flora de la zona íntima, asociado a la actividad hormonal. La microbiota vaginal no es la misma en la infancia que en la pubertad, y también  varía en el embarazo y la menopausia.
    3. Ciertos hábitos pueden alterar el equilibrio de la flora vaginal, como una higiene íntima excesiva o el uso de ropa íntima sintética y ajustada.
  4. Los lactobacilos protegen la salud íntima de forma que, tanto en la vaginosis bacteriana  como en la candidiasis, se da una disminución de lactobacilos. En el caso de la vaginosis bacteriana se acompaña de una proliferación de otras bacterias potencialmente nocivas para la salud íntima, mientras que en la candidiasis es el hongo Candida el que coloniza y crece.
  5. Con el objetivo de reforzar la flora vaginal y prevenir infecciones vaginales y sus recurrencias, se pueden administrar lactobacilos, es decir, probióticos. Estos se pueden administrar por vía oral - en formato de comprimidos, cápsulas o viales - o directamente por vía vaginal, con cápsulas o comprimidos vaginales.
  6. Del mismo modo que nuestro organismo cuenta con distintas especies del género Lactobacillus –no sólo en la mucosa vaginal, sino también en otras localizaciones, como el intestino, principalmente – también puede incorporarse a nuestro organismo de manera externa, con el objetivo de reducir el riesgo de infección vaginal y de recaída si ya has sufrido una infección vaginal recientemente. Ésta es la función de los probióticos, que pueden ser incorporados por vía oral –en formato de comprimidos, cápsulas o viales– o de manera local, a través de la aplicación tópica en forma de cápsulas vaginales.

Sigue nuestro blog, en él encontrarás muchos consejos y recomendaciones que te ayudarán a mantener una buena salud femenina y disfrutar de un mayor bienestar íntimo.

L.ES.MKT.CH.01.2018.0629

Categorías:

Tags:

Bayer te cuida