Cuidar la piel atópica en verano

El clima más suave, y los baños de mar y sol, son un bálsamo que alivia los síntomas de la piel irritada. Por eso es posible que, durante el verano, tu piel atópica presente una mejoría que prolongue el tiempo entre brote y brote. Si esto sucede, puede que tu médico te indique reducir el tratamiento con corticoides y durante los meses de verano hacer solamente un tratamiento de mantenimiento con una crema protectora específica para piel atópica y piel muy sensible, que te ayude a reforzar tu barrera cutánea.

Consejos para cuidar la piel atópica en verano

Te recomendamos que sigas estos consejos con el fin de aliviar la sensación de picor que te provoca la dermatitis atópica.

Mantén bien hidratada tu piel, a base de baños de agua templada (por debajo de los 33ºC) y de menos de 10 minutos. Después del baño, evita frotarte con la toalla de forma brusca y, con la piel ligeramente húmeda, aplica una crema emoliente de uso diario. Procura que sea una enriquecida a base de prebióticos y aceites naturales. Estas cremas emolientes, formuladas específicamente para la piel atópica, te aportarán una hidratación profunda y protegerán la flora cutánea de tu piel.

Aprovecha el verano para usar prendas de algodón o lino. Te permitirán una mejor transpiración, lo que aliviará los picores. Es importante que intentes minimizar tu exposición a elementos irritantes como polvo o productos de limpieza. Y no te olvides de disfrutar siempre que puedas de un buen paseo por la playa. La brisa marina te aportará un extra de humedad y sobre todo unos momentos de relajación que mantendrán el estrés bien lejos. Tu piel y todos tus sentidos te lo agradecerán.

En nuestro blog encontrarás más consejos sobre el cuidado de la piel y también sobre cómo poder disfrutar de un estilo de vida saludable.

 

L.ES.MKT.CH.09.2019.1400

Categorías:

Tags:

Bayer te cuida

¿Qué beneficios tiene el pantenol en la piel?

¿Qué beneficios tiene el pantenol en la piel?

El pantenol o pro-vitamina B5 protege la piel desde el interior, favoreciendo el proceso natural de regeneración. Por este motivo y por otras propiedades se emplea en numerosos cosméticos que nos ayudan a hidratar, proteger y regenerar la piel.