¿Cuándo debo usar probióticos vaginales y qué debo saber sobre ellos?

Las infecciones vaginales pueden aparecer cuando se produce alguna alteración en la microbiota vaginal, ya sea por una alteración de estrógenos ligada a la menstruación, por la presencia de hongos, por la práctica del coito, por el uso de productos de higiene personal que dañan la función protectora de la flora vaginal o, por ejemplo, por el consumo de antibióticos para curar otra infección que, al atacar a todos los microorganismos, también lo hacen a la flora vaginal y digestiva.

Descubre cuándo puedes usar probióticos vaginales y qué debes saber sobre ellos

El tratamiento antibiótico o antifúngico actúa directamente sobre los microorganismos causantes de la infección pero también puede provocar una alteración de la microbiota vaginal. Por eso, en estos casos, sería recomendable el uso de probióticos que favorezcan la recuperación de la microbiota, principal barrera protectora de la salud vaginal. Su uso tiene un efecto positivo tanto si padecemos algún desequilibrio en la flora vaginal, en la fase aguda como en el mantenimiento del bienestar íntimo.

Los probióticos que se utilizan para el tratamiento de las infecciones vaginales incluyen lactobacilos aislados de la microbiota vaginal que tienen la propiedad de recuperar la flora vaginal y los mecanismos de defensa del organismo, reduciendo las recaídas y recuperando el correcto funcionamiento vaginal. Uno de estos lactobacilos es el Lactobacillus plantarum P17630, un probiótico con alta capacidad de adhesión a la mucosa vaginal, muy adecuado para restaurar la microflora vaginal.

Los probióticos juegan, por lo tanto, un papel crucial para paliar los desequilibrios vaginales. Entre sus propiedades está frenar el crecimiento de bacterias nocivas y hongos, causas principales de las infecciones vaginales, además de metabolizar la glucosa y producir ácido láctico, sustancia que mantiene el pH vaginal ácido. Su administración puede ser tanto oral (ya sea como comprimidos, cápsulas o viales) como tópica, siendo más rápida su eficacia al administrarse directamente en el lugar de la infección y requerir tratamientos más cortos.

Además de tener muy en cuenta el uso de estos probióticos vaginales, que regeneren la flora y eviten la reaparición de infecciones, para prevenir la aparición de infecciones vaginales también es primordial mantener un buen cuidado sobre la higiene íntima, utilizar ropa adecuada y poco ajustada, y seguir una dieta equilibrada.

En nuestro blog encontrarás más información y consejos sobre cuidado íntimo. ¡Síguenos!

 

L.ES.MKT.CH.12.2018.0996

Categorías:

Tags:

Bayer te cuida