Consejos para combatir el agotamiento por calor

Cada día que pasamos nos acercamos un poco más al verano y, con él, a la llegada de las altas temperaturas. Un cambio estacional que nos puede afectar, en mayor o menor medida, dando lugar a retención de líquidos e hinchazón, irritabilidad, somnolencia y, sobre todo, cansancio. ¿Por qué se produce este cansancio? ¿Qué podemos hacer para atenuarlo?

Claves para evitar el cansancio estacional provocado por el calor.

El origen de la aparición del cansancio durante la primavera y el verano puede obedecer a diferentes causas. Por un lado, a los cambios de hábitos inherentes a la llegada del buen tiempo (salimos más, falta de descanso, alteración de los horarios y la rutina) y al agotamiento físico y mental que acumulamos durante todo el año.

Otro posible motivo del aumento del cansancio estacional es el cambio fisiológico que experimenta nuestro organismo. Y es que el calor puede provocar una bajada de la tensión arterial y un aumento de la sudoración para refrescar el cuerpo, así como una cierta deshidratación y pérdida de minerales.

¿Qué podemos hacer para mitigar el cansancio cuando hace calor? Lo primero, aparte de huir del sol y los lugares calurosos, es poner en práctica una serie de hábitos que podemos generalizar sin problemas al resto del año:

Mantén una buena hidratación. Refréscate y bebe cada vez que tu cuerpo te lo pida. Eso sí, no esperes a tener la sensación de sed. Hidrátate de forma regular y constante. Si realizas alguna práctica deporte, debes extremar la hidratación y el aporte de minerales para restablecer el estado hídrico y de sales minerales de tu cuerpo.

Haz deporte. Sí, no nos equivocamos. La ausencia de actividad física puede provocar fatiga. ¿Cómo? Pues debido a que la vida sedentaria minimiza la generación de la energía que necesitamos para hacer frente al día a día. Eso sí, ejercítate de forma suave y evitando las horas más calurosas. Además de energía, el ejercicio físico aporta bienestar físico y emocional.

Descansa. Intenta mantener, en la medida de lo posible, tu rutina de descanso. Para evitar problemas a la hora de dormir y evitar el agobio del calor, viste ropa ligera, ventila regularmente el dormitorio y bebe agua antes de acostarse.

Sigue una alimentación sana y equilibrada. Otro buen remedio para mitigar el calor es seguir una dieta variada, rica en frutas y verduras y baja en grasas que devuelva a tu organismo la energía gastada y te ahorre las digestiones pesadas. Evita las comidas copiosas y el consumo de cafeína y alcohol. La primera sustancia te impedirá descansar bien. La segunda aumentará tu sensación de cansancio.

Magnesio y potasio. Estos dos minerales son fundamentales para el buen funcionamiento de tu organismo. Complementa tu alimentación saludable con algún multivitamínico rico en estos micronutrientes y en vitaminas B6, B12 y C que te aporte un extra de energía y contrarreste la fatiga provocada por el calor.

Recapitulando, la mejor forma de combatir el cansancio provocado por el calor es seguir una dieta equilibrada, descansar convenientemente, huir del sedentarismo, hidratarse bien y hacer deporte de forma regular.

En nuestro blog encontrarás algunos consejos y recomendaciones para sacar mayor partido a tu cuerpo. ¡Síguenos!

 

L.ES.MKT.CH.11.2018.0994

Categorías:

Tags:

Bayer te cuida