Beneficios y precauciones del ejercio físico en verano

No dejes que las altas temperaturas estivales te hagan renunciar a tu dosis diaria de ejercicio físico. Eso sí, para evitar posibles problemas de salud es necesario tener en cuenta una serie de premisas. Sólo de esta manera mantendrás en forma tu cuerpo y, a la vez, cuidarás de tu salud evitando que tu organismo se exponga a riesgos innecesarios mientras practicas deporte. Unas breves sesiones deportivas al aire libre te permitirán mejorar tu autoestima y estado de ánimo, te ayudarán a liberar más endorfinas –la hormona de la felicidad– y te ayudarán a mejorar el funcionamiento biomecánico de tu cuerpo, ejercitando y fortaleciendo todas tus cadenas musculares.

Cinco claves a tener en cuenta para hacer deporte y ejercicio físico durante el verano.

A continuación, te desglosamos cinco consejos saludables para hacer ejercicio en verano y seguir disfrutándolo:

  1. Hidrátate. La hidratación es la clave para que tu organismo esté siempre al 100%. Se recomienda beber agua antes, durante y después del ejercicio físico. Con el sudor, no sólo se pierde agua, sino también electrolitos – sales minerales– responsables del buen funcionamiento muscular y metabólico. Además, ayudarás a reducir la probabilidad de sufrir alguna lesión.
  2. Lejos del sol. Si lo tuyo es correr, en verano debes intentar que tu ruta incluya numerosas zonas de sombra y no olvides que lo mejor es hacer ejercicio a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, justo cuando el sol no aprieta tanto. Una buena zona sombreada, con una buena toalla o esterilla, también es el escenario ideal para tus sesiones de abdominales, sentadillas o flexiones.
  3. Pásate al agua. Hacer deporte bajo un sol de justicia no es la mejor idea del mundo. ¿Por qué no te pasas a los deportes de agua? La natación es una buena opción para seguir haciendo ejercicio físico en verano sin sufrir los rigores de la canícula estival y minimizando el riesgo de sufrir un golpe de calor. Si quieres más diversión y aumentar tu adrenalina tienes una amplia oferta de deportes acuáticos de los que disfrutar en verano: esquí acuático, rafting, vela, surf… Sin embargo, ten en cuenta que aún en el agua, tu cuerpo se deshidrata a través del sudor. Recuerda ingerir agua y líquidos para reponer la deshidratación. Y recuerda en reponer también los minerales que se pierden con el sudor.
  4. Protege tu piel. Si haces deporte en verano, mantén tu piel 100% protegida e hidratada. Aplícate una crema solar con factor de protección solar superior a 20 y que proteja de los UVA y UVB. Hazlo media hora antes de empezar a realizar tu actividad deportiva. No te olvides tampoco unas gafas de sol polarizadas que eviten un impacto excesivo del sol en tus ojos y vestir un calzado cómodo y transpirable y ropa también transpirable.
  5. Dieta y descanso. Un correcto ejercicio físico en verano debe de ir acompañado por una dieta rica en verduras y frutas y por unos buenos hábitos de descanso. Pásate a las ensaladas y los batidos de frutas, ´contribuirán a mantener tu hidratación y aportarán vitaminas y minerales necesarios para el metabolismo energético y el funcionamiento muscular, además de reducir los síntomas de pesadez estomacal. Puedes complementar tu alimentación con un complemento multivitamínico pensado específicamente para el aporte de energía en la práctica del deporte, que ayude a activar y mantener tu energía en situaciones de ejercicio físico y sobreesfuerzo. Por otro lado, tan importante como hacer deporte es un correcto descanso. No escatimes tiempo al descanso y duerme una media de ocho horas diarias.

En nuestro blog encontrarás algunos consejos y recomendaciones para sacar mayor partido a tu cuerpo y tener un mejor rendimiento físico y mental. ¡Síguenos!

 

L.ES.MKT.CH.08.2018.0881

Categorías:

Tags:

Bayer te cuida

Plan de preparación para tus retos deportivos

Plan de preparación para tus retos deportivos

Si eres de los que se ha propuesto un nuevo reto este curso, debes tener en cuenta que tu cuerpo necesita un plan. Entrenamientos graduales, etapas por objetivos, hidratación constante y aporte de los nutrientes adecuados son elementos clave en tu plan de preparación. ¡Toma nota de algunos consejos!