¿Te vas a tatuar? ¡No olvides regenerar tu piel después!

Tatuar la piel es una tendencia al alza. Responde a una filosofía de vida, a una moda o a una cuestión estética. Sea cual sea tu motivación, si decides hacerte un tatuaje debes proteger tu piel y ayudarla a regenerarse bien.

Aunque tu piel esté sana y bien nutrida, al hacerte un tatuaje, tu piel puede quedarse sensibilizada: estás alterando la epidermis, la capa más externa de la piel, y eso puede provocar irritación, enrojecimiento y picor.

La piel es el órgano más extenso que tenemos y cubre todo nuestro cuerpo para protegerlo de las agresiones externas. El tatuado de la piel puede provocar irritación en tu piel, así que es recomendable que le proporciones mayor protección.

Tatuajes y cuidados de la piel

El pantenol y los lípidos son sustancias naturales presentes en la piel que la protegen e hidratan, ayudan a tu piel en su función barrera, evitando la pérdida de agua y manteniendo la humedad propia de la piel. Cuando te hayas hecho un tatuaje, es importante que cuides esa piel y la protejas del sol. Apórtale los nutrientes que necesita, es decir, pantenol y lípidos propios de la piel, en forma de pomada. Con una pomada rica en pantenol y con un alto contenido lipídico contribuirás a que la piel de esa zona se regenere de forma adecuada.

Recuerda, puedes dar rienda suelta a tu creatividad en la piel, pero no olvides protegerla y cuidarla. ¡Es tu escudo! Sigue nuestros consejos sobre cuidado de la piel en nuestro blog.

 

BEPD-0616-14

Categorías:

Tags:

Bayer te cuida