Minerales para tu metabolismo energético

Nuestro cuerpo funciona gracias a múltiples sustancias presentes en él: los macronutrientes, como las proteínas, grasas y carbohidratos, y los micronutrientes, como las vitaminas y minerales. Además de formar la estructura de nuestro cuerpo, los minerales intervienen en nuestro metabolismo y son necesarios para obtener la energía que hace posible el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Sustancias naturales de origen inorgánico, los minerales están presentes en la naturaleza, formando el 45% de la corteza terrestre. Son utilizados por las plantas como nutrientes y, en última instancia, llegan a nuestro cuerpo a través de los alimentos. Quizás te sorprenderá el dato, pero cabe destacar en nuestra dieta diaria podemos llegar a incorporar hasta 90 minerales, siendo 26 de ellos esenciales, es decir que el cuerpo no los fabrica y sólo se pueden incorporar al organismo a través de la alimentación.

Energía y vitalidad

Según la necesidad de consumo, los minerales se pueden clasificar en: macrominerales (azufre, cloro, calcio, potasio, magnesio, sodio y fósforo); microminerales (cobre, flúor, yodo, zinc, cromo, hierro y manganeso); y oligoelementos (silicio, níquel, molibdeno y selenio).

Una dieta completa y equilibrada suele ser suficiente para el aporte adecuado de estos minerales. Sin embargo, a veces se dan situaciones concretas en las que se requiere o se recomienda un aporte extra de minerales y vitaminas, como cuando hay un desgaste físico excesivo, una convalecencia, o simplemente porque se desea una mayor vitalidad y rendimiento físico.

Sigue nuestro blog para aprender más acerca de los minerales y vitaminas y su función en el organismo.

 

L.ES.MKT.CH.02.2017.0280

Categorías:

Tags:

Bayer te cuida

Plan de preparación para tus retos deportivos

Plan de preparación para tus retos deportivos

Si eres de los que se ha propuesto un nuevo reto este curso, debes tener en cuenta que tu cuerpo necesita un plan. Entrenamientos graduales, etapas por objetivos, hidratación constante y aporte de los nutrientes adecuados son elementos clave en tu plan de preparación. ¡Toma nota de algunos consejos!