Consejos para proteger la piel del culito de tu bebé

Si acabas de ser mamá o papá, seguro que te ha sorprendido lo fina y suave que es la piel de tu bebé y lo delicada que es en la zona del culito. La piel es muy vulnerable y sensible, de modo que cualquier factor externo puede resultar una amenaza. El contacto con la orina o las heces de forma prolongada provoca irritación en la piel del bebé, que se agrava con el calor y la poca circulación del aire dentro del pañal.

Estos tres factores son la causa principal de las rojeces del culito del bebé:

  1. Las heces: contienen enzimas irritantes que pueden dañar la piel. La acción de estas enzimas se ve favorecida por la presencia de orina y por la oclusión de la zona.
  2. La orina: la piel queda empapada y se vuelve más frágil con la humedad prolongada en la zona.
  3. El pañal: con el movimiento del bebé, el roce continuo del pañal puede llegar a eliminar los lípidos de protección naturales de la piel. Además, el pañal crea un entorno oclusivo donde el aire apenas puede circular y hay una temperatura  algo más elevada.
Causas de la irritación del culito del bebé

La humedad prolongada, junto con restos de orina o de heces provoca la maceración de la piel. Un medio húmedo y cálido resulta idóneo para la proliferación de hongos y la aparición de erupciones. El uso de jabones perfumados y no neutros favorece que la epidermis se vuelva más vulnerable y llegue a perder la función protectora de la piel, dando lugar a la irritación cutánea del culito. Esta condición inflamatoria que consiste en irritación de la piel, enrojecimiento y escozor se conoce con el nombre de dermatitis del pañal y es muy frecuente en bebés.

La dermatitis del pañal se puede prevenir y atenuar. Asegúrate de que el pañal es transpirable, extra-absorbente y desechable. Para limpiar el culito, lo mejor es usar agua y una esponja suave. Cámbiale el pañal a menudo y déjale el culito al aire unos minutos después de quitarle el pañal sucio.

Es importante ofrecer una capa de protección a la piel del culito para evitar las rojeces y mantener un nivel óptimo de hidratación. Es conveniente, en el cambio de pañal, aplicar una pomada que aporte protección a la piel sensible e irritada  del culito. Las pomadas con aceite de oliva natural son idóneas para ello.  

Sigue nuestro blog para aprender a cuidar de tu salud y la de los tuyos.

 

L.ES.MKT.CH.07.2016.0041

Categorías:

Tags:

Bayer te cuida

¿Cuándo y cómo cambiarle los pañales a mi bebé?

¿Cuándo y cómo cambiarle los pañales a mi bebé?

Cambiarle el pañal a tu bebé se convierte en una prueba de fuego los primeros días. ¿Sabes cuándo y cómo se hace? Es cuestión de práctica, pero hay algunos hábitos, como aplicar una pomada protectora, que son clave.