Tu bebé también traerá nuevos amigos

Las mujeres con las que hiciste el curso de preparación al parto, las del grupo de apoyo a la lactancia y la crianza, las otras madres de la guardería, aquellas con las que coincides en el parque… Ya verás cómo la maternidad también te descubrirá personas valiosas con las que crearás una bonita amistad. Abre los ojos, están ahí, a tu lado.

Tener hijos y conservar los amigos de siempre, a veces no es posible. Es raro que todos seáis padres al mismo tiempo, así que es normal que vuestras prioridades cambien y vuestros caminos tomen distintas direcciones. La falta de empatía, esa capacidad de ponerse en la piel del otro, suele ser la principal causa de esta nueva situación. No siempre se entiende la manera de actuar de las madres, así que no gastes energía intentando que todos se queden a tu lado. Quizá con el tiempo vuelvan, y si no es así, disfruta de todo lo bueno que te traerá la maternidad.

Madre conociendo nuevos amigos

Un nuevo trabajo: madre

¿Salir una noche de fiesta hasta altas horas de la madrugada? Qué lejano ves esto, ¿verdad? Igual que tu vida social en general. Tu bebé apenas tiene unos días y tu cabeza solo puede pensar en leche, pañales, dormir más de tres horas seguidas y poco más. Aun así, ya verás que el tiempo pasa muy deprisa y antes de lo que te imaginas te estarás dando un homenaje con tus amigos. Al fin y al cabo, las salidas nocturnas siempre han sido más la excepción que la regla. Mientras tanto, necesitas rodearte de personas con las que puedas ser tu misma. Sí, es cierto, puede que tu conversación se centre básicamente en el bebé, pero es que ahora mismo es el empleo que te ocupa todo el día. ¿A que antes todo el mundo estaba dispuesto a escuchar tus aventuras en el trabajo? Pues es lo mismo, lo que en estos momentos tienes una nueva profesión, la de madre, y necesitas compartir tu miedos y tus ilusiones igual que cuando empiezas en cualquier otro nuevo trabajo.

Crea tu red de apoyo

Quizá no contabas con ello, pero esas mujeres que han ido apareciendo en tu vida y que son madres como tú, se han convertido en un importante apoyo para ti. Están pasando, o ya han pasado, por lo mismo que tú y pueden entender perfectamente lo que te ocurre. A su lado te sientes cómoda, porque puedes hablar tranquilamente de tu día a día. Aprovéchalo, ya sabes que la maternidad es para compartirla. Quizá con el tiempo también os separéis, pero al menos te habrán ayudado a hacer más llevadera esta etapa de tantos cambios. Si por la razón que sea, no cuentas con ninguna red de apoyo o simplemente prefieres no hablar de estos temas con tu entorno más cercano, siempre puedes recurrir a los foros de madres que encontrarás en Internet.

Aires distintos para vuestra amistad

A menudo, se asume erróneamente que son las madres las que se apartan de las mujeres sin hijos. De hecho, la maternidad puede llegar a aislarte y, muchas madres, sienten que sus amigos las han dejado de lado. Seguro que en algún momento tú también has pensado que tus amigos ya no te incluyen en sus planes, que ya no estás al día de sus historias, que se han alejado… También es normal. Su vida sigue siendo la misma de siempre. Ellos tienen total disponibilidad para quedar, pueden improvisar un café, una cena e incluso una noche de marcha. No se lo tengas en cuenta, porque eso tampoco quiere decir que tú hayas perdido tu lugar. Si se preocupan por ti y tu bebé, y mientras estáis juntos sientes que te escuchan con sinceridad y te apoyan, vuestra amistad no corre peligro, simplemente se están adaptando a la nueva situación.

¡No te quedes en casa!

Con el bebé y sin el bebé, hay tiempo para todo. Si lo de salir por la noche aún no lo ves claro, ¿por qué no te vas a tomar un café con tu bebé y tu mejor amiga? ¿O por qué no dais un paseo? A veces, las madres también damos por hecho que nuestros amigos no quieren estar con nosotros, y ellos estarían encantados de hacer de “tíos” si nosotros se lo permitiésemos. Existen miles de planes que se pueden hacer con un bebé. Y también sería saludable para ti, que dejaras al bebé a cargo de alguien en quien confíes y te fueras al cine, al teatro o a cualquier lado con tus amigos. Concédete el permiso de salir y divertirte sin tu bebé. La primera vez puede que te cueste un poquito, pero luego lo harás siempre que necesites hacer un paréntesis en tu vida de madre.

 

L.ES.MKT.CH.03.2017.0334