Descubre cómo hacer frente a la depresión posparto

Estar triste o nostálgica los primeros días tras el parto suele ser algo bastante común en las madres. Si tú te sientes así, te interesa lo que te vamos a explicar a continuación.

Tenías tanta ilusión por tener a tu bebé, que esta tristeza que sientes te tiene totalmente desconcertada. “¿A qué se debe?”, te estarás preguntando. Pues es el resultado de los cambios hormonales, el cansancio que seguro que acumulas y la nueva situación en general. No te preocupes, descansando y con el apoyo de tu entorno se te pasará y podrás disfrutar de tu bebé y del posparto.

Depresión posparto

¿Has oído hablar del baby blues?

Quizá por este nombre no lo conozcas, pero no deja de ser una depresión leve. No te asustes (la palabra depresión suele ser un poco alarmante), es esa pequeña tristeza o nostalgia que sientes. Realmente, es bastante común. Suele aparecer la primera semana después del parto y desaparecer pocos días después.

Los síntomas son fáciles de reconocer:

  • Llanto. Lloras sin ningún motivo en particular.
  • Ansiedad. Puedes estar preocupada por la salud de tu bebé, por si come o duerme lo suficiente, o simplemente puedes estar agobiada por la responsabilidad que supone ser madre.
  • Cansancio y fatiga. No tienes energía y las tareas más básicas te sobrepasan.
  • Irritabilidad. Saltas a la mínima, con tu pareja o con quien sea.

Llévalo lo mejor posible

Los cambios hormonales son inevitables, pero conocer los efectos que pueden tener te ayudará a comprender lo que sientes. Y eso siempre es un paso para lograr estar mejor. A la hora de buscar información es preferible que recurras a grupos de apoyo y fuentes oficiales como, por ejemplo, el Ministerio de Sanidad o la Organización Mundial de la Salud.

Aun así, la clave, tanto para prevenir el baby blues como para facilitar que desaparezca, es que descanses todo lo que puedas y te alimentes de manera saludable. Hablar con otras madres que estén viviendo lo mismo que tú también puede resultarte de gran ayuda. La maternidad es una experiencia más placentera si se comparte con personas que te comprenden y te apoyan.

Más consejos

¿Sabías que la lactancia materna, si va bien, ejerce un gran papel antidepresivo? Todo gracias a que cuando se da el pecho se mantienen altos los niveles de oxitocina (la hormona del amor) o, lo que es lo mismo, la responsable de aumentar tu sensación de bienestar.

Pedirle a las personas de tu entorno que te apoyen, explorar tus miedos y hablar de ellos abiertamente, escuchar a tu cuerpo y hacer lo que te haga sentir bien en la medida de lo posible, así como buscar ayuda profesional si lo necesitas, también te ayudará a lograr vivir un posparto feliz.

¿Cómo reconocer una depresión posparto?

Aunque el baby blues es de lo más común, es cierto que una de cada 10 madres sufren depresión posparto. En estos casos los síntomas persisten o aparecen entre dos y ocho semanas después de dar a luz. ¿Y cuáles son estos síntomas?

  • Depresión. Te sientes triste, desesperada, superada o abatida sin razón aparente.
  • Cansancio. No tienes fuerzas ni para realizar las tareas más básicas y han desaparecido las ganas de arreglarte.
  • Ansiedad. Estás preocupada por la salud de tu bebé o incluso por la tuya misma. Tienes dolores para los que el médico no encuentra ninguna explicación.
  • Crisis de pánico. Entras en pánico y no puedes mantener la calma en situaciones cotidianas.
  • Pensamientos obsesivos. Tienes fijación o estás obsesionada con una determinada persona, situación o actividad, o te preocupa el hecho de poder hacerle daño a alguien, en especial a tu bebé.
  • Trastornos del sueño. Tu sueño no es reparador, te despiertas demasiado pronto por la mañana o varias veces por la noche, sin motivo alguno.

En estos casos hay que…

Consultar al médico. Eso es lo primero. Ante una depresión posparto él te aconsejará el tratamiento más adecuado: terapia conductual cognitiva (terapia que se basa en conversaciones que tienen como objetivo animarte a pensar en positivo a la hora de resolver los problemas) y/o un tratamiento a base de medicamentos.

No importa si se trata de baby blues o de depresión posparto. Durante el posparto es esencial que te cuides, que descanses lo máximo posible y que lleves una dieta sana. Pedir ayuda y apoyo a tu familia y amigos sigue siendo esencial. Desahógate con alguien que sepas que comprenderá lo que te está pasando. Sigue confiando en los grupos de apoyo, no dejes de salir y confía en que todo volverá a su cauce. Échale ganas, todo es cuestión tiempo.

 

L.ES.MKT.CH.03.2017.0301